Play the Corporate Video
  • Italiano
  • Inglés
  • Español

Nuestra historia

La historia de la empresa Garbellotto se remonta al año 1775, cuando Giuseppe Garbellotto abrió un taller para efectuar el tratamiento artesano de la madera y producir toneles y barriles. Sus sucesores fueron su hijo Pietro, nacido en 1778, y su sobrino Augusto Emilio.

La actividad floreció a lo largo de todo el siglo XIX y hasta Carlos de Habsburgo, el último emperador de Austria encargó precisamente a Garbellotto la revisión de los toneles de la bodega de su mujer, la emperatriz Zita de Borbón-Parma.

La empresa prosperó en su primera sede de San Fior, en la actualidad, convertida en la residencia familiar, hasta la Primera Guerra Mundial, cuando la producción fue interrumpida por la ocupación de las tropas austriacas. El edificio fue transformado en las urgencias militares y todos los archivos desaparecieron, solamente algunos muebles y documentos se salvaron.

Después de la guerra, Giobatta Garbellotto, el abuelo de los propietarios actuales trasladó la empresa a Conegliano, imprimiéndole un carácter más industrial y radicando las bases de los futuros triunfos. En el periodo entre las dos guerras mundiales, destacamos los suministros a las primeras bodegas cooperativas y las primeras exportaciones a las colonias, pero Europa vivía sumida en un tal desorden, que estalló la Segunda Guerra Mundial y la empresa fue destruida. Después de la guerra, Pietro, junto a su padre Giobatta, compró los terrenos en la circunvalación de Conegliano y construyó la nueva fábrica.

Entre la década de los sesenta y los setenta, numerosas bodegas se tuvieron que construir completamente en toda Italia y los toneleros se desplazaban continuamente por toda la península para posicionar, montar y probar en situ toneles medios de Biondi Santi, Bertani y Kiola, tinos grandes para destilados para grandes grupos, tales como Branca, Montenegro y Stock.

La empresa seguía conservando su sello artesano marcado, pero al Caballero Pietro le apremiaba la compra de la madera y así multiplicó sus viajes por Europa donde seleccionaba las mejores maderas de roble, que luego serraba directamente en Conegliano. De hecho, decidió flanquear la fabrica de toneles con el aserradero y vender la madera no idónea por el aroma para el vino; lo cual le permitía comprar grandes partidas de roble a buen precio para reducir los costes y mantener alta la calidad, hasta el punto de que la empresa fue definida la Rolls Royce de los toneles y se convirtió pronto en la empresa italiana líder.

La historia de la empresa se ha narrado en varios libros, como en el de Mario Soldati o en el de Giovanni Comisso, y se ha convertido en una visita clásica para numerosas escuelas enológicas.

El comercio de maderas fue determinante también a la hora de salvar la empresa en los inicios de la década de los ochenta, cuando la crisis del petróleo y el cambio del gusto del consumidor, que prefería vinos de nueva cosecha en lugar de los vinos de crianza, sometió a dura prueba el sector.

La recuperación no se hizo esperar, en los Estados Unidos, la familia Gallo se preparaba por entonces para realizar uno de los departamentos más grandes de crianza del mundo con 712 tinos de 166 hl. Este gran pedido fue el impulso de la empresa durante algunos años y los toneleros empezaron de nuevo con entusiasmo a encender fuegos y golpear con los martillos.

El Caballero Pietro, convertido luego en Comendador, falleció en 2011 con 88 años, aunque en 2005 había dejado las riendas de la empresa en manos de sus hijos. En esos años la empresa se desarrolló, inició la comercialización con éxito de La Botticella®, el eslabón de unión entre el tonel y la barrica, y The Experience®, el tino de 1000 l, que se autovacía, ideal para la fermentación de pequeñas partidas de uva. Llegaron las primeras satisfacciones también para la última generación de toneleros Garbellotto, con los dos récords Guiness obtenidos por los toneles más grandes del mundo.

En 2011, se inauguró el departamento Grandes capacidades que, con la patente del tirante autoblocante, permite realizar recipientes grandes con costes contenidos, ensamblándolos directamente in situ. Este departamento permitirá el suministro de 80 tinos de 800 hl, 40 de 400 hl y uno -Hercules- de 2700 hl para el grupo Acetum.

En 2013, conscientes de los propios límites en la investigación, empezó la andadura con la Universidad de Udine, para crear, junto a los profesores, Zironi y Battistutta, una colaboración que sigue en nuestros días. De esta forma, vieron la luz las patentes Botti & Barriques NIR® para la selección aromática, el Digital Toasting System® para el control digital del tostado, con el fin de buscar cada vez más aromas delicados y homogéneos.

Considerando siempre la madera y, en particular, el roble, como el pilar empresarial, la empresa obtuvo hace unos años la certificación FSC® y PEFC™. Mientras que con Francia la relación se iba consolidando con varios fabricantes de roble y, en particular, Croacia ha promulgado una ley según la cual la venta del roble fresco de Eslavonia se permite solamente a empresas nacionales.

La empresa Garbellotto para garantizarse una vía preferente compró un aserradero en Eslavonia de 27.000 m2, concesionario del estado para el corte del roble y, por consiguiente, este se convirtió pronto en el centro de corte y hendimiento de toda la madera tratada por Garbellotto y, aprovechando el corredor “Báltico Adriático”, se transporta a este lugar junto al roble de Eslavonia a km0, también el roble procedente de bosques franceses y alemanes.

Esta reorganización permitirá construir la nueva fábrica, concentrándose solamente en la producción de barricas y toneles, con la madera que nuestros técnicos siguen y seleccionan desde el árbol. En 2019 tuvo lugar el ensayo de la nueva fábrica realizado con el plan industria 4.0 y diseñado según los criterios Lean y denominado “Inteligencia artesana”.

La experiencia del plan industria 4.0, que permite una hiperamortización, ha desembocado en la realización de toneles con control digital (solicitud de patente depositada), un tino de madera con control automático de la temperatura, que tiene beneficios fiscales.

Nuestros numeros

245
años de historia
1
Familia
8
Generaciones
80
Bottai
16.000 mc
de madera naturalmente sazonada
100.000 hl
de bottame al año
2
Guinness
5
continentes servidos