Play the Corporate Video
  • it
  • en
  • es

Nuestras maderas

La madera normalmente empleada es de roble, concretamente el Quercus Petrea y Quercus Pedunculata, que mezcladas en base a determinadas proporciones estudiadas por nosotros, a lo largo de más de dos siglos de actividad, garantizan un maravilloso buqué.
Podemos también producir toneles, tinas y barriles también con otras maderas como: Cerezo (Prunus Avium y Prunus Cerasus), Acacia (Robinia Pseudoacacia), Fresno (Fraxinum Exelsior ) y Castaño (Castanea Vesca) o con otras especies bajo solicitud.

La experiencia adquirida a lo largo de centenas de años junto con la investigación científica continua, nos llevan a mejorar constantemente los estándares de calidad de la madera que utilizamos. Los análisis químicos efectuados con la novedosa tecnologia Botti & Barriques NIR® patentada, permiten comprobar la concentración de los compuestos aromáticos (Taninos, Elagitannini, Fenoli, Aldeidi, Lattoni, Furani, Vanilline, sólo por citaralgunos).

La madera se adquiere directamente en los mejores bosques europeos de la Francia, Slavonia y Alemania donde nuestros técnicos eligen sólo los mejores lotes de madera.

En Conegliano la madera se corta con el método del corte al cuarto para los barriles y “hendido” para las barricas; en esta manera no se interrumpen las fibras de la madera sino que las mantienen paralelas. Es fundamental que en la fabricación de los toneles se utilice sólo la mejor madera, sin defectos como: nudos, albura, restos de acebolladura, grietas, etc. que podrían causar pérdidas y deformaciones.

El secado natural es una fase importantísima de la selección de la madera; de hecho es el único método para conseguir la perfecta estabilización físico-química; física porque si la madera fuese secada artificialmente, una vez puesta en contacto con un líquido se hincharía hasta hacer deformar el tonel, dando lugar a pérdidas irreparables; química, porque sólo los agentes atmosféricos, deterioran la savia y solubilizan los taninos duros (de larga cadena química), garantizando una cesión aromática suave y “dulce” de la madera, sin notas astringentes o de “verde”.
En el mercado se encuentra sólo madera fresca o secada artificialmente, por tanto, será el tonelero, el que deberá ocuparse del curado o secado natural de la madera.

Considerando que son necesarios 8/10 meses por centímetro de espesor para completar el secado al aire libre, es fácil imaginar la cantidad de madera necesaria para garantizar toneles construidos con madera curada.

Gracias a nuestros depósito de 14.000 mc. (correspondiente a 75 hectáreas de bosques), podemos garantizar que toda la madera utilizada en la fabricación de toneles, certificada FSC® o PEFC, es de la mejor calidad y ha sido curada de modo natural en nuestra fábrica durante, por lo menos, 8/10 meses.